Blog

Principales deficiencias nutricionales y estrategias para subsanarlas

Alimentación rica en nutrientes

Las vitaminas y los minerales son compuestos necesarios para mantener un estado fisiológico adecuado. Realizan funciones muy diversas en el organismo, permitiendo que el cuerpo produzca enzimas, hormonas y otras sustancias necesarias para el crecimiento y desarrollo normales1,2.

En estadios iniciales, el déficit de micronutrientes conlleva una disminución de las reservas que puede afectar al nivel de energía y a la función general en cualquier órgano, lo que puede conducir a un empeoramiento del rendimiento escolar, una reducción de la productividad laboral y una alteración del bienestar. Si la situación se mantiene en el tiempo o progresa, los órganos y tejidos desarrollan problemas que pueden llegar a ser graves, aunque en nuestro entorno esto es poco frecuente y se da solo en ciertos grupos de riesgo, como son, entre otros, los ancianos y los enfermos crónicos1,2.

Por ejemplo, la falta de hierro, ácido fólico y vitaminas B12 y A puede provocar anemia, una enfermedad caracterizada por una cantidad reducida de glóbulos rojos o concentración de hemoglobina. Esto provoca fatiga, debilidad, dificultad para respirar y mareos, lo que puede conducir a dificultades en el rendimiento laboral, la educación y las relaciones sociales1. Por su parte, el déficit de vitamina C es causa de irritabilidad, fatiga, dolor articular, hemorragia nasal y gingival, mala cicatrización de heridas y disminución de la capacidad de combatir las infecciones3.

Muchas de estas deficiencias se pueden prevenir mediante la educación nutricional y el consumo de una dieta saludable rica en nutrientes1:

  • Hierro: mineral que transporta oxígeno en la sangre y ayuda a mantener la energía y a prevenir la anemia. Son ricos en hierro la carne roja, las verduras de hojas verdes (como la espinaca), las legumbres (especialmente las lentejas) y los frutos secos3.
  • Vitamina A: necesaria para mantener la integridad del epitelio y por ello tiene una acción antiinfecciosa. También es esencial para una correcta función visual, ya que su deficiencia dificulta la visión nocturna. La vitamina A se encuentra en los huevos, la leche, la mantequilla, la carne (sobre todo el hígado) y los pescados grasos3.
  • Ácido fólico: participa en la diferenciación de las células sanguíneas y es un componente de las enzimas necesarias para la formación de glóbulos rojos. Además, previene defectos de nacimiento en el cerebro y tubo neural, por eso es fundamental en las mujeres gestantes. Se encuentra en hortalizas de hojas verdes (acelgas, espinacas, col, grelos), hígado, legumbres y frutas (kiwi, aguacate, naranja)4,5.
  • Vitamina B12: es esencial para la síntesis de hemoglobina y la maduración de células, particularmente sanguíneas, así como para mantener un buen estado del sistema nervioso. Puede obtenerse de la ingesta de carne, pescado, huevos y productos lácteos4,5.
  • Vitamina C: mejora la absorción de hierro, preserva la función de la barrera epitelial al estimular la producción de colágeno, y fortalece el sistema inmune gracias a sus efectos antioxidantes. Los alimentos con alto contenido en vitamina C son las verduras y las frutas. Entre estas últimas, destaca por sus propiedades el kiwi, muy rico en vitamina C (el kiwi Zespri™ Green contiene dos veces más vitamina C que las fresas o las naranjas, y el kiwi Zespri™ SunGold, el triple)7-9.

Ningún alimento puede proporcionar todos los nutrientes, por lo que es fundamental seguir una dieta variada, que aporte los nutrientes necesarios para cada persona, según su edad y necesidades particulares1.

Bibliografía

  1. Organización Mundial de la Salud. Micronutrientes. https://www.who.int/health-topics/micronutrients#tab=tab_1
  2. Ballesteros-Pomar MD, Arés-Luque A. Déficit nutricionales carenciales. Endocrinol Nutr 2004;51(4):218-24.
  3. Rodríguez-Palmero M. Ingesta de minerales y vitaminas en la población infantil. Offarm. 2001; 90-94.
  4. Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación. https://nutricion.org/portfolios/vitaminas/
  5. Ramírez Pereda A, Pacheco BI, Astiazarán-García H, Esparza-Romero J, Alemán-Mateo H. Vitamina B12 y folato en adultos mayores urbanos no institucionalizados. ALAN. 2006; 56 (2).
  6. Ramírez Pereda A, Pacheco BI, Astiazarán-García H, Esparza-Romero J, Alemán-Mateo H. Vitamina B12 y folato en adultos mayores urbanos no institucionalizados. ALAN. 2006; 56 (2).
  7. Gombart AF, Pierre A, Maggini S. A Review of Micronutrients and the Immune System–Working in Harmony to Reduce the Risk of Infection. Nutrients 2020; 12: 236.
  8. Carr AC, Maggini S. Vitamin C and Immune Function. Nutrients. 2017; 9(11): 1211.
  9. López-Sobaler AM, Aparicio Vizuete A, Ortega Anta RM. Beneficios nutricionales y sanitarios asociados al consumo de kiwi. Nutr Hosp 2016; 33(Supl. 4): 21-25.
Zespri
Equipo científico de Zespri

déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada
x
¿quieres estar
al día?