Blog

Los fundamentos de la alimentación prebiótica

5 julio, 2021
1 mes ago

La microbiota intestinal juega un papel clave en el funcionamiento general del sistema inmunológico.  Tener una microbiota equilibrada, en la que predominen especies bacterianas favorables, es fundamental para nuestra salud y bienestar.  De ahí que sea tan importante que cuente con los compuestos necesarios para aumentar su diversidad y promover la presencia de un mayor número de especies bacterianas beneficiosas; ese es el papel de los prebióticos1,2.

Los prebióticos son ingredientes alimentarios no digeribles, generalmente de origen vegetal, que llegan al colon y sirven de sustrato para la microbiota intestinal. Al ser fermentados selectivamente, producen cambios específicos en la composición y/o actividad de la microbiota intestinal, confiriendo beneficios en la salud del individuo1,3.

En los últimos años, ha ido aumentando el interés en seguir dietas que promuevan el crecimiento de los grupos bacterianos beneficiosos para la salud.  Los prebióticos que cuentan con más evidencias son los fructanos tipo inulina y los fructoligosacáridos (FOS), los galactoligosacáridos (GOS), la lactulosa y los oligosacáridos de leche humana (HMO)1,3.

Beneficios de una alimentación prebiótica

Modular la microbiota intestinal para mejorar la salud humana es posible con estrategias de intervención dietética con distintos nutrientes, incluyendo los prebióticos4. Consumir prebióticos es beneficioso para la salud, independientemente de la edad, el género, la dieta y otros factores intrínsecos y extrínsecos. Los prebióticos se han evaluado clínicamente y se ha encontrado que, entre otros efectos, modulan el sistema inmunológico local en el intestino, así como el sistema inmunológico sistémico:

  • Mejoran los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal5
  • Reducen la actividad de la enfermedad de Crohn5
  • Reducen la gravedad de infecciones de las vías respiratorias altas5
  • Tienen un efecto protector frente a infecciones intestinales3
  • Actúan como inmunoadyuvantes en vacunas5

El reconocimiento de los prebióticos como ingredientes saludables ha llevado a la comercialización de numerosos alimentos, como yogures, bebidas, barritas de cereales, galletas y cereales, que contienen alguno de los prebióticos aceptados3. Sin embargo, también hay muchas frutas, semillas y verduras que contienen altos niveles de polisacáridos y fibras dietéticas que pueden tener efectos prebióticos, tal como se ha demostrado en estudios in vitro e in vivo6.

Un ejemplo es el kiwi, una fruta rica en polisacáridos pécticos y fibra dietética. En diversos estudios, se han observado efectos prebióticos de los kiwis ZespriTM:

  • Cambio sustancial en la población bacteriana, con abundancia incrementada de Bacteroides, Parabacteroides, y Bifidobacterium después de 48 horas7.
  • Aumento del grupo Bacteroides–Prevotella–Porphyromonas8,9.
  • Reducción o supresión de las bacterias metanogénicas, que pueden influir en la motilidad colónica10.
  • Mayor generación de ácidos grasos de cadena corta8-10.
  • Mayor crecimiento de las bacterias de ácido láctico intestinales (Lactobacillus y Bifidobacterium) tras 24 horas de iniciar el consumo de kiwi6.
  • Tendencia general hacia una menor cantidad de bacterias patógenas (Clostridium y Bacteroides) durante los días de consumo de kiwi6.

Así pues, incorporar alimentos prebióticos a nuestra dieta es un modo sencillo y natural de mantener una microbiota intestinal sana, favoreciendo nuestra salud y bienestar.

Referencias:

  1. Rosas MR. Inmunonutrición. Probióticos, prebióticos y simbióticos. Offarm. 2011; 30 (4): 54-9.
  2. Shokryazdan P, Faseleh Jahromi M, Navidshad B, Liang JB. Effects of prebiotics on immune system and cytokine expression. Med Microbiol Immunol. 2017; 206(1):1-9.
  3. Corzo N, Alonso JL, Azpiroz F, et al. Prebióticos; concepto, propiedades y efectos beneficiosos.  Nutr Hosp. 2015; 31 Suppl 1:99-118.
  4. Álvarez J, Fernández Real JM, Guarner F, et al. Microbiota intestinal y salud. Gastroenterol Hepatol. 2021; S0210-5705(21)00058-3.
  5. Pujari R, Banerjee G. Impact of prebiotics on immune response: from the bench to the clinic. Immunol Cell Biol. 2021; 99: 255-73.
  6. Kun Lee Y, Yi Low K, et al. Kiwifruit (Actinidia deliciosa) changes intestinal microbial profile. Microb Ecol Health Dis. 2012; 23(1):18572.
  7. Blatchford P, Bentley-Hewitt KL, Stoklosinski H, et al. In vitro characterisation of the fermentation profile and prebiotic capacity of gold-fl eshed kiwifruit. Beneficial Microbes. 2015;6(6):829-839.
  8. Parkar SG, Rosendale D, Paturi G, et al. In vitro utilization of gold and green kiwifruit oligosaccharides by human gut microbial populations. Plant Foods for Human Nutrition. 2012;67(3):200-7.
  9. Paturi G, Butts CA, Bentley‐Hewitt KL, Ansell J. Influence of green and gold kiwifruit on indices of large bowel function in healthy rats. J Food Sci. 2014;79(8): H1611-H1620.
  10. Rosendale DI, Blatchford PA, Sims IM, et al. Characterizing kiwifruit carbohydrate utilization in vitro and its consequences for human faecal microbiota. J Proteome Res. 2012; 11(12):5863-75.
Zespri
Equipo científico de Zespri

quizá te puede interesar...

déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada