Blog

De qué forma la obesidad y el estrés afectan al sistema inmune

Inmunidad Vitamina C

El mantenimiento de un sistema inmunitario adecuado y debidamente regulado es fundamental para la salud y el bienestar1. Los procesos inmunológicos involucrados en la defensa frente a organismos pueden verse afectados por numerosos factores, entre ellos la obesidad. Así, un desequilibrio crónico positivo entre la ingesta y el gasto energético conduce a situaciones de sobrepeso u obesidad, que confieren mayor vulnerabilidad frente a las enfermedades infecciosas. Esto es debido probablemente a la presencia de inflamación crónica de bajo grado, hiperglucemia, hiperinsulinemia e hiperleptinemia, que conducen a un debilitamiento de las respuestas inmunitarias tanto innatas como adaptativas2,3.

También el estrés psicológico afecta al sistema inmune, condicionando la capacidad de respuesta frente a agentes infecciosos. Las personas varían en su capacidad para hacer frente a los eventos estresantes de la vida, y las diferencias en las percepciones del estrés, el estado de ánimo (p. ej. síntomas depresivos) y los eventos adversos de la vida pueden modificar la magnitud en la que los factores estresantes ejercen una influencia negativa sobre la función inmunitaria4.

Para ayudar a que el sistema inmunitario funcione de forma correcta es fundamental ayudar a los pacientes a adoptar un estilo de vida saludable, poniendo énfasis en unas recomendaciones básicas5:

  • Llevar una dieta equilibrada y variada, rica en alimentos de origen vegetal (fruta, verduras, hortalizas, cereales, preferiblemente integrales, legumbres y frutos secos), con alto contenido en vitaminas y minerales.
  • Realizar actividad física aeróbica y de intensidad moderada (caminar, nadar, montar en bicicleta, etc.) de forma regular.
  • Dormir 7 u 8 horas diarias. Un número de horas de sueño reparador favorece un óptimo funcionamiento de nuestro sistema de defensas.
  • Evitar situaciones estresantes, o recurrir a técnicas reductoras de estrés, como mindfulness, medicación o yoga.

¿Cómo puede ayudar el consumo de kiwi?

El kiwi, en cualquiera de sus variedades, es una fruta de elevado valor nutricional, con mayor densidad de nutrientes que otras frutas de consumo habitual. Contiene compuestos como carotenoides y fibra dietética, así como vitaminas y minerales, que pueden promover un sistema inmunitario saludable. Diversos estudios han demostrado que el consumo regular de kiwi en el contexto de una dieta equilibrada tiene efectos beneficiosos sobre la función inmune y defensa antioxidante, así como en el estado de ánimo1,6:

  • Estudios publicados sugieren que el consumo regular de kiwi en la dieta reduce la incidencia de infecciones o síntomas del tracto respiratorio superior en grupos de riesgo incluyendo a los atletas, adultos de edad avanzada y niños1,7.
  • El consumo regular de kiwi en la dieta tiende a disminuir la alteración general del estado de ánimo y la fatiga, así como incrementar la energía y el vigor. Estos efectos pueden atribuirse a los elevados niveles de vitamina C que contiene así como a otros micronutrientes importantes, que pueden contribuir a mejorar el estado de ánimo, como vitamina E o carotenoides8.

Referencias:

  1. Skinner MA, Bentley-Hewitt K, Rosendale D, et al. Effects of kiwifruit on innate and adaptive immunity and symptoms of upper respiratory tract infections. Adv Food Nutr Res. 2013; 68:301-20.
  2. Martí A, Marcos A, Martínez JA. Obesity and immune function relationships. Obes Rev. 2001; 2(2):131-40.
  3. Muscogiuri G, Pugliese G, Laudisio D, et al. The impact of obesity on immune response to infection: Plausible mechanisms and outcomes. Obesity Reviews. 2021;22: e13216.
  4. Seiler A, Fagundes CP, Christian LM. The Impact of Everyday Stressors on the Immune System and Health. En: Choukèr A. (eds). Stress Challenges and Immunity in Space. Springer, Cham. 2020.
  5. Vilaplana M. Nutrición y sistema inmunitario: una relación muy estrecha. Ámbito Farmacéutico. 2010; 29(6): 75-80.
  6. López-Sobaler AM, Aparicio Vizuete A, Ortega Anta RM. Beneficios nutricionales y sanitarios asociados al consumo de kiwi. Hosp. 2016; 33 (supl.4): 21-25.
  7. Stonehouse W, Gammon CS, Beck KL, et al. Kiwifruit: our daily prescription for health. Can J Physiol Pharmacol. 2012; 91: 442–447.
  8. Carr AC, Bozonet SM, Pullar JM, et al. Mood improvement in young adult males following supplementation with gold kiwifruit, a high-vitamin C food. J Nutr Sci. 2013; 2: e24.
Zespri
Equipo científico de Zespri

déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada
x
¿quieres estar
al día?