Blog

Aprender a cocinar para facilitar el consejo nutricional a los pacientes

1 diciembre, 2020
7 meses ago

Hace tiempo que desde Fundación Alícia trabajamos para que todos y cada uno de nosotros, en cualquier circunstancia, comamos mejor. ¿Cómo? Pues a través de la cocina y siempre con el rigor científico como método. Y es que multitud de estudios científicos corroboran que aquellas personas que tienen mayores habilidades culinarias tienden a realizar elecciones más saludables en su alimentación1-3, y el personal sanitario no es una excepción.

Resulta obvio, ¿no? Si una persona sabe cómo cocinar, tendrá un mapa mental más claro a la hora de saber qué ingredientes va a comprar para cocinar posteriormente, así como una mejor planificación de las comidas. Por ejemplo, si tengo habilidades culinarias, seguramente si veo que la coliflor está de oferta en la verdulería, tendré la suficiente agilidad como parar visualizar qué otros ingredientes se necesitarían para acabar preparando, por ejemplo, una riquísima crema para cenar (patata, aceite de oliva virgen, agua, sal, un poco de nuez moscada…).

Formación en alimentación a los futuros médicos

La alimentación es un factor importante para nuestra salud, tanto en la prevención como en el tratamiento de enfermedades crónicas. Por lo tanto, parecería lógico pensar que la promoción de la cocina y de una buena alimentación fueran temas intrínsecos en la formación en medicina. Pero no siempre es así, según un estudio realizado en Reino Unido y publicado en el BMJ Nutrition, Prevention and Health4, en el que se encuestó a 763 estudiantes de medicina, más de un 70% afirmó no tener los conocimientos necesarios o no haber sido debidamente formados, con menos de 2 horas lectivas destinadas a esta temática en toda la carrera. Sin embargo, más del 90% de ellos subrayaron la importancia de la alimentación y la nutrición en relación con la salud, y que su papel a la hora de aconsejar a los pacientes en este sentido es importante.

Creciente interés por la Medicina Culinaria

Seguramente, como respuesta a esta situación, en los últimos años ha crecido dentro de este sector el interés por lo que se denomina culinary medicine5-7. Éste busca en capacitar a profesionales sanitarios en las bases de una buena alimentación a través de la cocina, para que tengan unos mejores hábitos a nivel individual y puedan transmitirlos a sus pacientes a través de consejos prácticos y realistas. Un concepto que desde Alícia, llevamos tiempo trabajando como cocina terapéutica y del que ahora hemos reunido todo nuestro expertise para crear los contenidos de un curso online, patrocinado por Zespri y cuyos contenidos han sido validados por SEMERGEN: Medicina Culinaria: pilares de la medicina culinaria y patrones de alimentación

Preguntas para formular en consulta

Y es que cuidar la salud pasa por cuidar la alimentación, a continuación, os detallamos algunas simples pero importantes preguntas que formular a vuestros pacientes en consulta. Con las que podréis obtener aquella información imprescindible antes de dar cualquier consejo nutricional concreto:

  • ¿Planificas tus comidas en familia? ¿Todos coméis de todo? – La planificación y el consenso familiar es el primer paso para una alimentación variada y equilibrada, para evitar el desperdicio alimentario y las discusiones en la mesa.
  • A la hora de comprar, ¿Quién va a comprar? ¿Te preparas una lista de la compra? ¿Vas a comprar sin hambre? ¿En qué te fijas a la hora de comprar? – Nos da información de cómo se adquieren los alimentos y si hay algún límite a nivel presupuestario.
  • ¿Os gusta cocinar? ¿Quién cocina en casa? – Estas dos preguntas nos dan información sobre en qué grado se opta por el consumo de productos frescos, que luego se cocinan en casa, o si se opta por productos precocinados y no se cocina tanto.
  • ¿Qué platos son los que soléis cocinar/comer más? – Nos da una idea de la cultura alimentaria familiar.
  • ¿Qué técnicas de cocción utilizáis más? – Así tendremos en cuenta el grado de conocimiento culinario, y el tiempo destinado a la cocina, para poder dar unas recomendaciones de alimentación u otras (más básicas o amplias). Recordad recomendar o incluso si es necesario explicar en detalle las técnicas de cocción más recomendadas a diario (más ligeras): vapor, plancha, hervidos, cocina al horno, al microondas…
  • ¿Reutilizáis las sobras? – También nos da información de cuán ágil y creativa es la gestión de la alimentación para evitar el desperdicio alimentario y también ahorrar.

Aplicar estas simples preguntas en consulta, así como entrar más a menudo en la cocina y disfrutar de ello, pueden ser un primer paso para dar mejor consejo nutricional a vuestros pacientes en pro de una alimentación saludable. ¿Queréis saber más? Consultad y animaros a adentraros en la Medicina culinaria a través del curso gratuito que ya están llevando a cabo más de 800 profesionales sanitarios en nuestro país.

Referencias:

  1. Hartman, C. (2013). Importance of cooking skills for balanced food choices. Appetite, 65:125-31.
  2. Murray DW, Mahadevan M, Gatto K, O’Connor K, Fissinger A, Bailey D, Cassara E. Culinary efficacy: an exploratory study of skills, confidence, and healthy cooking competencies among university students. Perspect Public Health. 2016 May;136(3):143-51.
  3. Engler-Stringer R. Food, cooking skills, and health: a literature review. Can J Diet Pract Res. 2010 Fall;71(3):141-5.
  4. Macaninch E, Buckner L, Amin P, et al. Time for nutrition in medical education. BMJ Nutrition, Prevention & Health 2020; bmjnph-2019-000049.
  5. La Puma J. What Is Culinary Medicine and What Does It Do? Vol. 19, Population Health Management. Mary Ann Liebert Inc.; 2016. p. 1–3.
  6. Irl B. H, Evert A, Fleming A, Gaudiani LM, Guggenmos KJ, Kaufer DI, et al. Culinary Medicine: Advancing a Framework for Healthier Eating to Improve Chronic Disease Management and Prevention. Clin Ther. 2019 Oct 1;41(10):2184–98.
  7. LeBlanc-Morales N. Culinary Medicine: Patient Education for Therapeutic Lifestyle Changes. Vol. 31, Critical Care Nursing Clinics of North America. W.B. Saunders; 2019. p. 109–23.
Fundación Alicia
La Fundación Alicia es un centro de investigación en cocina que investiga productos y procesos culinarios, innova y trabaja para mejorar la alimentación de las personas, con especial atención a las restricciones alimentarias y otros problemas de salud, fomenta la mejora de los hábitos alimentarios y pone en valor el patrimonio alimentario y gastronómico de los territorios.

quizá te puede interesar...

déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada