Blog

Cómo abordar el trastorno funcional digestivo post COVID-19

Salud digestiva

La COVID-19 se considera principalmente una enfermedad respiratoria, con complicaciones como pneumonía, insuficiencia respiratoria hipóxica o síndrome de dificultad respiratoria aguda. Sin embargo, se han descrito subgrupos de pacientes con COVID-19 con síntomas gastrointestinales concurrentes, aparición de signos gastrointestinales antes de los síntomas respiratorios, o solo signos clínicos gastrointestinales con ausencia de síntomas respiratorios1.  Los síntomas gastrointestinales en pacientes con COVID-19 consisten principalmente en diarrea, dolor abdominal, náuseas, vómitos y pérdida de apetito. La incidencia reportada por diferentes estudios varía ampliamente, del 3 al 39%1,2.

Con la perspectiva del tiempo, se ha podido constatar que un número considerable de pacientes con COVID-19 desarrollan secuelas a largo plazo de la infección, en particular fatiga y dificultad para respirar. También se han descrito síntomas gastrointestinales en el síndrome post-COVID, como dolor abdominal, náuseas, diarrea, anorexia y disminución del apetito, así como trastornos funcionales digestivos (TFD), incluyendo el síndrome del intestino irritable (SII) postinfección y la dispepsia funcional postinfección3.

La relación entre la COVID-19 y los trastornos funcionales digestivos

Los TFD se definen como la presencia de una combinación variable de síntomas gastrointestinales que aparecen de forma crónica o recurrente y que no pueden explicarse por la presencia de alteraciones estructurales o bioquímicas. Los TFD postinfección son entidades reconocidas que aparecen después de una gastroenteritis aguda bacteriana, vírica o por protozoos4. El riesgo estimado de TFD postinfección es de aproximadamente 1 de cada 10 adultos después de una infección gastrointestinal aguda, mientras que la frecuencia de los TFD posteriores a la COVID-19 parece ser menor que la de otros TFD postinfección, lo que podría explicarse porque la COVID-19 es principalmente una infección respiratoria, y solo algunos de los pacientes desarrollan síntomas gastrointestinales agudos5.

Los TFD son trastornos de la interacción cerebro-intestino y son difíciles de manejar. Aunque rara vez son causa de mortalidad, sí conducen a una mayor utilización de asistencia médica tanto en la atención primaria como en la especializada, con tasas de hospitalización similares a las de enfermedades orgánicas como la enfermedad inflamatoria intestinal5.

Las estrategias para afrontar los TFD posteriores a la COVID-19 pasan por educar a los pacientes sobre la naturaleza de los TFD, minimizar pruebas innecesarias,  gestionar las expectativas y tranquilizar a los pacientes5.

En los casos con síntomas leves, además de una explicación detallada del porqué de sus molestias digestivas, hay que recomendar a los pacientes la exclusión de fármacos o circunstancias que puedan exacerbar sus molestias, así como la adopción de algunas medidas dietéticas4. Entre estas, destacan:

  • Asegurar una buena hidratación, para compensar las pérdidas de líquidos y posibles alteraciones electrolíticas causadas por la fiebre y la diarrea6.
  • Tener una alimentación equilibrada y completa, como el patrón de la dieta mediterránea, consumiendo cada día abundantes frutas y hortalizas, que son una importante fuente de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes6.
  • Consumir alimentos con efecto prebiótico y probiótico, que contribuyan a restaurar el equilibrio de la microbiota intestinal, que tiende a estar alterada en los pacientes que han tenido COVID-19, incluso una vez eliminada la infección7.

Cuando los síntomas son más intensos, es necesaria la utilización de fármacos dirigidos específicamente a aliviar sus molestias, y solo cuando los síntomas son aún más intensos, o incluso incapacitantes, los pacientes deben derivarse a centros especializados para la utilización de medidas multidisciplinarias y de estudios especiales4.

Bibliografía

  1. Zhang J, Garrett S, Sun J. Gastrointestinal symptoms, pathophysiology, and treatment in COVID-19. Genes Dis. 2021; 8: 385-400.
  2. Zeng W, Qia K, Ye M, et al. Gastrointestinal symptoms are associated with severity of coronavirus disease 2019: a systematic review and meta-analysis. Eur J Gastroenterol Hepatol. 2022; 34 (2): 168-176.
  3. Ghoshal UC, Ghoshal U, Rahman M, et al. Post-infection functional gastrointestinal disorders following coronavirus disease-19: A case–control study. J Gastroneterol Hepatol. 2021.
  4. Mearin F, Balboa A. Trastornos funcionales digestivos post-infecciosos: del episodio agudo a la molestia crónica. Gastroenterol Hepatol. 2011; 34 (6): 415-421.
  5. Siah KTH, Mahadeva S. Post-COVID-19 functional gastrointestinal disorders: Prepare for a GI aftershock. J Gastroenterol Hepatol. 2022; 37: 413–414.
  6. Recomendaciones de alimentación y nutrición para la población española ante la crisis sanitaria del COVID-19. Documento de postura de la Academia Española de Nutrición y Dietética y del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas. https://academianutricionydietetica.org/NOTICIAS/alimentacioncoronavirus.pdf
  7. Daoust L, Pilon G, Marette A. Perspective: Nutritional Strategies Targeting the Gut Microbiome to Mitigate COVID-19 Outcomes. Adv Nutr. 2021; 12(4):1074-1086.
Zespri
Equipo científico de Zespri

déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada
x
¿quieres estar
al día?