Blog

Fruta y verduras en la infancia: cómo fomentar su consumo

Alimentación rica en nutrientes

Un estilo de vida saludable en las etapas infantil y juvenil determina en gran medida un crecimiento y desarrollo adecuados, a la vez que disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. En esta etapa se instauran los hábitos alimentarios y de estilo de vida, por lo que adquiere gran importancia la educación de los niños desde edades tempranas con el fin de que adquieran criterio en relación con su dieta y su salud1.

En este sentido, el pediatra puede desempeñar un papel crucial, promoviendo unas correctas normas nutricionales a la familia y a los educadores, que son quienes ofrecen los diferentes alimentos a los niños. El uso de la pirámide de los alimentos es un método práctico y sencillo para lograr estos fines2.

Una dieta equilibrada debe aportar cantidades suficientes de todos los nutrientes, incluidas las vitaminas y los minerales. Una ingesta adecuada de éstos es importante a cualquier edad, pero es esencial en los niños, ya que el crecimiento y la actividad física aumentan los requerimientos corporales.  Por ello, es importante durante esta etapa mantener una dieta equilibrada y rica en alimentos de elevada densidad en nutrientes3,4.

Un nutriente fundamental es la vitamina C, que aumenta la absorción de hierro, además de estimular la producción de colágeno, preservando la función de la barrera epitelial, fortaleciendo el sistema inmune y efectos antioxidantes. Los alimentos con alto contenido en vitamina C son las verduras y las frutas. Acostumbrar al niño a comer varias piezas de fruta al día, así como algún zumo de fruta natural, puede cubrir sus necesidades diarias de vitamina C. En el caso del kiwi, una sola pieza de esta fruta al día cubre el 100% de las necesidades recomendadas de vitamina C. Si comparamos el contenido de vitamina C con otras frutas, el kiwi ZespriTM SunGold tiene 3 veces más vitamina C que las fresas o las naranjas y el Green, el doble5-7.

Consejos prácticos para que los niños coman fruta y verdura

  • Comer en familia y dar ejemplo. Los hábitos alimentarios se adquieren principalmente en casa, ya que los niños aprenden por imitación. Los padres deben dar ejemplo siguiendo dietas saludables, con abundante fruta y verdura. Si los padres no lo hacen, los niños tampoco lo harán8.
  • Es recomendable establecer un horario regular de las comidas, evitando los picoteos entre horas y distribuir la comida en 4 o 5 tomas dependiendo de los horarios, sin saltarse ninguna1.
  • Hacer los alimentos atractivos para favorecer su consumo. Hay que poner las frutas a la vista, por ejemplo, en una fuente encima de la mesa. Además, si llamamos la atención del niño al ofrecerle alimentos con formas variadas y colores diferentes será más fácil que se le apetezca probarlos. Presentar un plato con verduras de colores o fruta cortada a dados pequeños o con distintas formas resulta más atractivo que un simple plato de verdura o una pieza de fruta entera sola. También se pueden usar para picar entre horas o añadirlas a bocadillos, pastas o sopas8.
  • Combinar con otros alimentos. Pueden combinarse en un mismo plato verduras con cereales o frutas con yogur o queso8.
  • Respetar sus gustos. Puesto que disponemos de una amplia variedad de frutas y verduras no hay que obligar al niño a comer un alimento en concreto que no le guste mientras sí coma del resto. Tampoco hay que obligarle a comer, solo insistir para que lo pruebe en otra ocasión. Si ve que el adulto se lo come, probablemente al final querrá probarlo8.

Hay que evitar que el consumo de fruta y verdura se convierta en un conflicto. Por eso, es importante educarles para que acaben consumiendo la cantidad necesaria de vitamina C para cubrir sus necesidades nutricionales diarias que les garanticen una buena salud.

Referencias:

  1. Rivero Urgell M, Moreno Aznar LA, Dalmau Serra J, Moreno Villares JM, Aliaga Pérez A, García Perea A, et al. Libro blanco de la nutrición infantil en España. Zaragoza, 2015.
  2. Peña Quintana L, Ros Mar L, González Santana D, Rial González R. Alimentación del preescolar y escolar. Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica SEGHNP-AEP, págs. 297-305.
  3. León Izad P. Nutrición infantil. El Farmacéutico. https://www.elfarmaceutico.es/tendencias/te-interesa/nutricion-infantil_109018_102.html
  4. Rodríguez-Palmero M. Ingesta de minerales y vitaminas en la población infantil. 2001; 90-94.
  5. Gombart AF, Pierre A, Maggini S. A Review of Micronutrients and the Immune System–Working in Harmony to Reduce the Risk of Infection. Nutrients 2020; 12: 236.
  6. Carr AC, Maggini S. Vitamin C and Immune Function. Nutrients. 2017; 9(11): 1211.
  7. López-Sobaler AM, Aparicio Vizuete A, Ortega Anta RM. Beneficios nutricionales y sanitarios asociados al consumo de kiwi. Nutr Hosp 2016; 33(Supl. 4): 21-25.
  8. Cómo hacer que los niños coman fruta y verdura. https://www.salud.mapfre.es/salud-familiar/ninos/nutricion-nino/como-hacer-que-los-ninos-coman-fruta-y-verdura/
Zespri
Equipo científico de Zespri

déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada
x
¿quieres estar
al día?