Blog

Alimentos que ayudan a mantener el correcto funcionamiento del sistema inmune

Inmunidad Vitamina C

Un sistema inmunitario que funcione bien es fundamental para la supervivencia, la salud y el bienestar. En términos generales, las células del sistema inmunitario pueden dividirse en las de la respuesta inmune innata y las de la respuesta inmune adaptativa1,2.

  • La respuesta innata es la primera respuesta a un patógeno invasor. Es una respuesta rápida pero no especializada, y generalmente es menos efectiva que la respuesta inmune adaptativa.
  • La respuesta adaptativa tiene la capacidad de reconocer específicamente un patógeno y «recordarlo» si se expone a él nuevamente.

El sistema inmunitario está siempre activo, vigilando, pero su actividad aumenta si un individuo se infecta. Esta mayor actividad va acompañada de una mayor tasa de metabolismo, que requiere fuentes de energía, sustratos para la biosíntesis y moléculas reguladoras, que en última instancia se derivan de la dieta1.

Es bien sabido que las deficiencias en ciertos nutrientes como las vitaminas A, C, E, B6, B12, ácido fólico; Zn, Cu, Fe y Se pueden provocar un deterioro significativo de la función inmunológica y una mayor susceptibilidad a infecciones y enfermedades crónicas2.

Una dieta equilibrada para reforzar el sistema inmunitario

Nuestra salud está condicionada directamente por nuestra alimentación. Por esta razón, es necesario recomendar una dieta variada y equilibrada, siguiendo unas pautas básicas3:

  • Muy rica en alimentos de origen vegetal: fruta como las variedades de kiwi ZespriTM Green y ZespriTM SunGold, verduras, hortalizas, cereales, preferiblemente integrales, legumbres y frutos secos.
  • La proteína debe aportarse, preferiblemente, a través de carnes blancas, como el pollo, el pavo o el conejo, y también pescados, tanto azules como blancos, y legumbres.
  • Un consumo regular de lácteos fermentados como yogur o kéfir contribuye, asimismo, a aumentar las defensas inmunológicas.

El kiwi: fuente de vitamina C

Los componentes de los alimentos pueden modular la respuesta inmunitaria de forma positiva (inmunonutrición), y algunos de estos componentes están presentes en los kiwis4.

Los kiwis son excepcionalmente ricos en vitamina C (el kiwi ZespriTM Green duplica la cantidad que tienen las fresas o las papayas, y el kiwi ZespriTM SunGold incluso la triplica), y contienen también carotenoides, polifenoles y fibra dietética, que proporcionan no solo beneficios nutricionales, sino que son potencialmente beneficiosos para el sistema inmunitario4,5.

La evidencia muestra que el kiwi contribuye al mantenimiento de la función del sistema inmunitario. Se han reportado múltiples beneficios incluyendo la mejora del estado antioxidante, al contribuir a la eliminación de radicales libres, mejora de la función inmune innata y adaptativa y protección frente al estrés oxidativo.

Los resultados de numerosos estudios sugieren que el consumo diario de kiwi puede proporcionar una protección natural frente a agresiones externas en grupos de riesgo como adultos mayores y niños6. Por tanto, la inclusión del kiwi en la dieta habitual puede ser una estrategia efectiva para la promoción de la salud gracias a las bondades de los nutrientes del kiwi4,5.

Referencias:

  1. Childs CE, Calder PC, Miles EA. Diet and Immune Function. Nutrients. 2019; 11: 1933.
  2. Skinner MA, Bentley-Hewitt K, Rosendale D, Naoko S, Pernthaner A. Effects of kiwifruit on innate and adaptive immunity and symptoms of upper respiratory tract infections. Adv Food Nutr Res. 2013;68:301-20.
  3. Vilaplana M. Nutrición y sistema inmunitario: una relación muy estrecha. Ámbito Farmaceutico. 2010; 29(6): 75-80.
  4. López-Sobaler AM, Aparicio Vizuete A, Ortega Anta RM. Beneficios nutricionales y sanitarios asociados al consumo de kiwi. Nutr. Hosp. 2016; 33 (supl.4): 21-25.
  5. Cundra LB, D’Souza SM, Parekh PJ, et al. The Impact of Kiwifruit on Human Health. Gut Gastroenterol. 2020; 3(1).
  6. Stonehouse W, Gammon CS, Beck KL, et al. Kiwifruit: our daily prescription for health. Can J Physiol Pharmacol. 2012; 91: 442–447.
Zespri
Equipo científico de Zespri

déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada
x
¿quieres estar
al día?
});