Blog

Cómo cuidar el sistema digestivo con la llegada de la primavera

Salud digestiva

La llegada de la primavera trae consigo un aumento de los trastornos relacionados con las malas digestiones, como el reflujo gastroesofágico, la gastritis y las úlceras pépticas1. Esto se ha relacionado con los cambios en la ingesta de alimentos, la actividad física, la temperatura y la duración de la luz natural1,2. Por eso, en primavera debemos ser especialmente cuidadosos con nuestra alimentación y aportar a nuestro sistema digestivo alimentos que favorezcan la digestión y el equilibrio de la microbiota intestinal.

La microbiota intestinal desempeña un papel esencial en la salud humana y en la prevención de enfermedades. Estos microorganismos microbianos cumplen numerosas funciones que van desde la protección frente a la invasión por agentes patógenos y el desarrollo del sistema inmunitario a la colaboración en la digestión de componentes de la dieta y la provisión de vitaminas y otros nutrientes esenciales3.

La dieta parece ser un elemento clave para la relación simbiótica entre los microorganismos del intestino y el huésped, de modo que este proporciona hábitat y nutrición a las comunidades del tracto intestinal, y estas contribuyen a la salud del huésped. Por esta razón, la dieta puede influir, modular la estructura y la composición de las comunidades microbianas a través del consumo de ingredientes específicos3.

Unos de estos ingredientes son los prebióticos, compuestos no digeribles que, a través de su metabolización por microorganismos en el intestino, modulan la composición y / o actividad de la microbiota intestinal confiriendo así un efecto fisiológico beneficioso sobre el huésped4.

Los prebióticos, como los fructooligosacáridos y los galactooligosacáridos, estimulan principalmente la proliferación de Lactobacillus y Bifidobacterium, dos bacterias beneficiosas para el organismo, lo que, a su vez, mitiga el desarrollo de bacterias potencialmente patógenas o de organismos productores de gas como el Clostridium que podrían inducir efectos secundarios no deseados5.

Los prebióticos favorecen la función intestinal aumentando el volumen fecal, ablandando las heces y la frecuencia de la defecación, a través de diversos mecanismos que modulan las respuestas motoras locales del intestino6.

Además, los prebióticos modulan el sistema inmune, bien influyendo directamente sobre células inmunes, o bien mejorando la función de barrera intestinal al estimular la proliferación de las células epiteliales intestinales7.

De forma natural, podemos encontrar altos niveles de polisacáridos y fibras dietéticas con efectos prebióticos en muchas verduras, semillas y frutas, como la cebolla, espárragos, alcachofas, centeno, avena, plátanos y kiwi.8 En particular, el kiwi gracias a su proporción de fibra insoluble y alto contenido en polifenoles ha demostrado en diversos estudios inducir cambios beneficiosos en la microbiota intestinal, favoreciendo el crecimiento de Lactobacillus y Bifidobacterium y reduciendo la cantidad de bacterias patógenas9.

Referencias:

  1. Fares A. Global patterns of seasonal variation in gastrointestinal diseases. J Postgrad Med. 2013; 59(3):203-7.
  2. Kanikowska D, Roszak M, Rutkowski R, et al. Seasonal differences in rhythmicity of salivary cortisol in healthy adults. J Appl Physiol. 2019; 126: 764-70.
  3. Álvarez-Calatayud G, Guarner F, Requena T, Marcos A. Dieta y microbiota. Impacto en la salud. Nutr Hosp 2018;35(N.º Extra. 6):11-15.
  4. Bindels LB, Delzenne NM, Cani PD, Walter J. Towards a more comprehensive concept for prebiotics. Nat Rev Gastroenterol Hepatol 2015; 12(5):303-10.
  5. Quigley EMM. Prebiotics and Probiotics in Digestive Health. Clin Gastroenterol Hepatol. 2019; 17(2):333-44.
  6. Sanders ME, Merenstein DJ, Reid G, et al. Probiotics and prebiotics in intestinal health and disease: from biology to the clinic. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2019; 16, 605-16.
  7. Pujari R, Banerjee G. Impact of prebiotics on immune response: from the bench to the clinic. Immunol Cell Biol. 2021 Mar;99(3):255-273.
  8. Gimeno Creus E. Alimentos prebióticos y probióticos. 2004; 23 (5): 90-98.
  9. Kun Lee Y, Yi Low K, et al. Kiwifruit (Actinidia deliciosa) changes intestinal microbial profile. Microb Ecol Health Dis. 2012; 23(1):18572.
Zespri
Equipo científico de Zespri

déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada
x
¿quieres estar
al día?