Blog

¿Qué probióticos tomar para cuidar la microbiota intestinal?

15 septiembre, 2021
1 semana ago

El ecosistema microbiano del tracto gastrointestinal se caracteriza por una gran cantidad de especies microbianas que viven en equilibrio. Este equilibrio o la falta de él influyen fuertemente en nuestro estado de salud y enfermedad. La dieta es uno de los factores que más determinan la composición de la microbiota intestinal y, por tanto, puede influir en gran medida en la funcionalidad de esta1,2.

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio para la salud del huésped. Los probióticos actúan a través de diversos medios, incluida la modulación de la función inmunológica, la producción de ácidos orgánicos y compuestos antimicrobianos, la interacción con la microbiota residente, la mejora de la integridad de la barrera intestinal y la formación de enzimas1,2.

Los principales beneficios derivados del consumo de probióticos son los siguientes3:

  • Prevención y el tratamiento de diarreas infecciosas (rotavirus en niños) y a las debidas al consumo de antibióticos.
  • Disminución de la intolerancia a la lactosa.
  • Reducción de los síntomas de la inflamación intestinal, íntimamente relacionados con los daños en la función barrera de la mucosa intestinal.
  • Disminución de los niveles de colesterol, por disminución de la concentración plasmática de LDL y colesterol total.
  • Modulación del sistema inmune (reducen la gravedad de los síntomas y previenen algunos procesos alérgicos).

Es recomendable consumir con regularidad probióticos naturales, presentes en numerosos alimentos. Esto es especialmente importante en periodos de cambio de hábitos, en épocas en las que hemos tenido malestar intestinal o molestias digestivas o en periodos de más estrés3,4.

Los probióticos se encuentran de forma natural sobre todo en alimentos fermentados. Algunos de ellos son4:

  • Yogur: yogur griego o natural, tanto de vaca como de cabra o de oveja.
  • Kéfir: el kéfir es un producto lácteo similar al yogur líquido fermentado a través de la acción de un conjunto de levaduras y bacterias.
  • Kombucha: bebida de sabor ácido e intenso, fermentada a partir de microorganismos, que necesitan azúcar para crecer.
  • Choucroute: col fermentada, de sabor ácido e intenso, muy habitual en países de la Europa central como Alemania, Polonia y Rusia.
  • Kimchi: la variante coreana del choucroute, una col china fermentada muy habitual en la cocina de Corea, que se elabora con coles saladas marinadas en pimiento rojo picante, cebolla, ajo, jengibre y pescado.
  • Miso: ingrediente clave en la cocina japonesa, es un condimento en forma de pasta que se elabora a partir de los granos fermentados de la soja, con cebada o arroz y sal.

En las últimas décadas se han comercializado numerosos productos alimenticios que contienen probióticos, especialmente productos lácteos de consumo corriente, así como cereales y barras nutritivas. Los microorganismos comercializados como probióticos incluyen levaduras (Saccharomyces, Kluyveromyces) y bacterias de diferentes géneros (Lactobacillus, Streptococcus, Enterococcus, Pediococcus, Bifidobacterium, Propionibacterium, Bacillus, Escherichia)5. El perfil de seguridad de este tipo de productos es muy alto y su administración no suele provocar efectos adversos3.

Referencias:

  1. Iebba V, Totino V, Gagliardi A, et al. Eubiosis and dysbiosis: the two sides of the microbiota. New Microbiol. 2016; 39: 1-12.
  2. Sanders ME, Merenstein DJ, Reid G, et al. Probiotics and prebiotics in intestinal health and disease: from biology to the clinic. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2019; 16, 605-16.
  3. Garrote A, Bonet R. Probióticos. Farmacia Profesional. 2017; 31 (2): 13-16.
  4. https://www.lavanguardia.com/comer/materia-prima/20210329/6605818/alimentos-probioticos-flora-intestinal.html
  5. Álvarez J, Fernández Real JM, Guarner F, et al. Microbiota intestinal y salud. Gastroenterol Hepatol. 2021; S0210-5705(21)00058-3.
Zespri
Equipo científico de Zespri

quizá te puede interesar...

déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada